"En primer lugar, cada uno pida al Señor
la gracia de un afecto materno hacia el prójimo
para servirlo, con toda caridad,
en las necesidades del alma y del cuerpo.
En efecto, con la gracia de Dios,
deseamos servir a todos los enfermos
con el afecto de una madre amorosa
hacia su único hijo enfermo".

(S. Camilo de Lelis)


Para una presencia de esperanza en el mundo, en particular, al lado del que sufre...

Estamos presentes en: